Retina y Mácula

¿Qué es la retina?

La retina es una delgada capa de tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo, y es esencial para la visión. Este tejido delicado contiene una densa red de células fotorreceptoras, como los conos y los bastones, que convierten la luz en señales eléctricas, permitiendo que el cerebro interprete y procese las imágenes visuales. Además de captar la luz, la retina desempeña un papel crucial en la percepción de los colores, la visión nocturna y la visión periférica, lo que contribuye significativamente a nuestra comprensión general del entorno.

¿Qué es la mácula?

La mácula, una región pequeña pero esencial dentro de la retina, desempeña una función principal en la visión central y la percepción de los detalles finos. Al estar altamente concentrada con células fotorreceptoras especializadas, llamadas conos, la mácula nos permite leer, reconocer rostros y realizar tareas que requieren una visión aguda y detallada. Este área de la retina es crucial para la realización de actividades cotidianas que requieren una agudeza visual significativa y un enfoque preciso. Para entendernos, es donde se enfocan las imágenes de aquello que miramos directamente. Todo lo que vemos alrededor del objeto enfocado se capta a través del resto de la retina.

¿Qué es el humor vítreo?

El humor vítreo, es una sustancia gelatinosa y transparente que llena la cavidad del ojo. Éste contribuye a mantener la forma y la presión adecuadas del globo ocular. Además de proporcionar soporte estructural al ojo, el humor vítreo desempeña un papel clave en la transmisión de la luz hacia la retina y en la refracción adecuada de la luz para una visión clara y nítida.

¿Qué enfermedades están asociadas a estas zonas del ojo?

DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad)

Es una enfermedad que mayoritariamente afecta a las personas mayores. Produce un deterioro de la mácula que afecta directamente a la visión central, por lo que afecta a la capacidad de leer, conducir y casi cualquier actividad diaria. El paciente ve limitada su visión a la visión periférica por lo que el campo de visión se reduce progresivamente. El tratamiento está enfocado a detener lo antes posible el avance de la enfermedad, ya que la visión perdida es difícilmente recuperable. Consiste en la inyección dentro del ojo de fármacos. Se realizan un mínimo de 3 inyecciones con un periodo entre cada inyección de 25-30 días. El procedimiento se realiza con anestesia tópica (gotas), y dura unos 5 minutos.

Desprendimiento de retina.

Hablamos de desprendimiento de retina cuando se produce una separación de las capas de la retina. Normalmente está causada por un desgarro a través de cual va entrando líquido, lo que favorece la separación de las capas. Las causas pueden ser diversas aunque muchas veces está asociado a golpes y traumatismos. La consecuencia es una perdida acusada del campo visual.

El único tratamiento posible es quirúrgico, y se denomina vitrectomía. Consiste en ir eliminando el gel que rellena el ojo (humor vítreo) y reposicionar la parte de la retina mediante diferentes técnicas quirúrgicas dependiendo de cada caso en concreto.

Miodesopsias o moscas volantes.

Se trata de condensaciones del humor vítreo que forman hebras dentro de ojo. Éstas proyectan una sombra sobre la retina que da la sensación de que veamos moscas o manchas flotantes delante de nosotros, sobre todo al mirar una superficie clara como una pared blanca o un cielo azul.

La manera de poder eliminarlas es mediante una vitrectomía, que es la técnica quirúrgica que elimina todo el gel que conforma el humor vítreo y, por tanto, también las condensaciones que hacen aparecer las moscas volantes.

Contacta con nosotros