Cataratas

¿Qué son las cataratas?

Se le denomina cataratas a la pérdida de transparencia del cristalino.

Imaginémonos que el ojo es como una cámara fotográfica. Todas tienen un dispositivo de lentes encargadas de enfocar las imágenes del exterior sobre la película sensible. En el caso del ojo humano esta película sería la retina. Estas lentes las forman, en primer término, la córnea, que es el lentículo más potente que posee el ojo y el más externo y, en el interior, el cristalino (situado detrás del diafragma que forma el iris). Esta lente se encarga (hasta los 50 años aproximadamente) de variar el enfoque hasta poder ver nítidos objetos situados a distintas distancias.

‍‍Con el paso de los años, el cristalino, de manera natural, se va haciendo cada vez más opaco -a la vez que se va endureciendo- y la entrada de luz es cada vez menor. El resultado es que la visión se emborrona paulatinamente. Es precisamente la perdida de transparencia del cristalino lo que se conoce por el término de cataratas.

‍Si bien es importante saber de qué hablamos cuando hablamos de cataratas, también es preciso saber lo que no son y aclarar algunos errores e ideas equivocadas sobre dicha patología. Una catarata no es una tela que cubre el ojo ni la consecuencia de utilizarlo mucho. Tampoco son un cáncer ni una enfermedad contagiosa. No se transmiten ni de persona a persona ni de un ojo a otro.

Cirugía de las cataratas

Las cataratas actualmente se pueden eliminar de manera sencilla y rápida mediante una intervención quirúrgica. Es la única manera de eliminarlas. No existen medicamentos, suplementos alimenticios, ejercicios, ni dispositivos ópticos que puedan curar o retrasar la evolución de las cataratas.

‍La cirugía de la catarata consiste en sustituir el material cristaliniano alterado por un cristalino artificial o lente intraocular.

¿Cómo es el preoperatorio de la cirugía de cataratas?

Pruebas diagnósticas

Teniendo en cuenta que el cristalino es el que permite enfocar las imágenes gracias a su potencia dióptrica y que éste va a ser sustituido por una lente intraocular, debemos calcular de manera muy precisa cual deberá ser la potencia de dicha lente.

Por esta razón antes de la cirugía se realizan toda una serie de pruebas diagnósticas para comprobar el estado en que se encuentra su ojo en general y las diferentes estructuras que lo conforman en particular (cristalino, retina, córnea…)

Las pruebas son no invasivas. El paciente tan solo tendrá que mirar una luz durante unos segundos sin parpadear.

Medicación previa

Una vez realizadas todas las pruebas el paciente deberá tomar una serie de medicación previa en forma de colirios. El mismo día en que se realice las pruebas se le darán las indicaciones oportunas de cómo y cuándo administrarse la medicación.

¿Cómo es la operación de cataratas?

¿Qué he de hacer el día de la intervención?

El mismo día de la intervención lo más importante es acudir a nuestro centro en ayunas desde la noche anterior. Esto incluye la NO ingesta de agua.

‍Una vez realizado el trámite de admisión pasará directamente al área quirúrgica donde será atendido primeramente por el anestesista. Él le preparará para la intervención colocándole una vía a través de la cual se le administrará una ligera sedación que le ayudará a estar totalmente relajado, así como cualquier otro tipo de medicación si fuera necesario.

‍Una vez ya en quirófano se le administrarán una serie de colirios anestésicos para «dormir» completamente la superficie ocular. Justo antes de empezar con la cirugía se le inoculará un anestésico más potente que ayudará a anestesiar el ojo por completo.

¿En qué consiste la cirugía?

La finalidad de la intervención es extraer el cristalino endurecido y opacificado y sustituirlo por una lente intraocular o cristalino artificial.

Para ello se realiza una pequeña incisión de 2.5mm en el borde de la córnea a través de la cual se introduce una pequeña sonda. Esta sonda tiene tres funciones: emitir ultrasonidos -para fragmentar el cristalino-, aspirar el material cristalineano opacificado e irrigar -para compensar la pérdida de material extraido y mantener la presión intraocular en unos niveles correctos-.

‍Posteriormente, se coloca la lente intraocular en sustitución del cristalino natural y se cierra la incisión simplemente hidratando la herida.

Al finalizar el paciente saldrá por su propio pie y, aunque la visión no será perfecta sí que será lo suficientemente buena como para llevar una vida prácticamente normal.

¿Podré estar totalmente dormido durante la cirugía?

No es recomendable que el paciente esté totalmente dormido durante la intervención ya que se requiere cierta colaboración del mismo. Simplemente ha de mirar una luz que se situará sobre su ojo. Esto es importante ya que si estuviera dormido, el ojo no quedaría bien posicionado y podría complicar las maniobras quirúrgicas y provocar que la lente no quede bien centrada.

¿Notaré algún dolor?

No. La cantidad de anestésico, tanto tópico como local administrado, junto con la sedación harán que el paciente no note absolutamente ningún dolor. En todo caso puede notar cierta sensación de presión, pero nunca dolor.

¿Cómo es el postoperatorio?

¿Cuándo empezaré a ver bien al 100%?

Hay que tener en cuenta que la recuperación implica la regeneración de ciertos tejidos que, aunque mínimamente, han sido manipulados. Cada paciente, dependiendo de muchos factores, se recuperará con mayor o menor celeridad. Ahora bien, por lo general tendremos una visión más que aceptable a partir de los 5-7 días posteriores después de la intervención y una visión ya mucho más normalizada tras unas 3 o 4 semanas.

¿Qué puedo y qué no puedo hacer después de la cirugía?

En general podrá hacer vida normal prácticamente desde el primer día. Aún así habrá ciertas restricciones:

‍NO PODRÁ:

  • Conducir el mismo día de la intervención. Esto es debido a que se le ha administrado un sedante y puede sufrir somnolencia.
  • Levantar peso. Durante los primeros días no es recomendable levantar peso excesivo como por ejemplo una cesta de la compra.
  • Nadar. Durante al menos una semana es mejor evitar ponerse las gafas de natación ya que pueden ejercer presión sobre los ojos.
  • Correr o hacer deportes de impacto. Para evitar riesgos es mejor esperar al menos una semana para realizar cualquier deporte, pero sobre todo si se trata de deportes de impacto.

SI QUE PODRÁ

  • Ver la tele o cualquier otro dispositivo digital.
  • Leer. Tanto esta actividad como la anterior sólo estarán restringidas por las posibles molestias que pueda sufrir durante los primeros días tras la intervención.
  • Trabajar. Esto dependerá del tipo de trabajo a realizar, pero si se trata de actividades que no suponen ningún riesgo podrá incorporarse al trabajo rápidamente.

¿Cuánto dura la intervención?

La intervención dura unos 10 minutos por ojo y, al finalizar, el paciente puede irse a casa por su propio pie.

Contacta con nosotros