Avances Tecnológicos en Oftalmología pt.2

Seguimos con la segunda parte de este artículo en el que os estamos presentando los últimos avances oftalmológicos que permiten mejorar la calidad visual de los pacientes. En el post del mes pasado os hablamos del láser de femtosegundo y las lentes de colámero para solventar los problemas refractivos y de las lentes intraoculares como el método más efectivo de tratar la presbicia y las cataratas. En el de este mes os hablaremos sobre la mejor técnica para reforzar una córnea adelgazada, lo último en fármacos contra la DMAE y el tratamiento más pionero para tratar el ojo seco.‍

ANILLOS INTRACORNEALES

La córnea es la estructura más externa del ojo, la más expuesta. Se trata de la parte transparente del ojo y tiene muchas particularidades. La primera es que es un tejido avascular, es decir, que no tiene riego sanguíneo. Además, por su composición, se trata de una estructura bastante rígida. Esto se debe a que debe ser capaz de soportar tanto la presión intraocular como la ejercida desde el exterior por, por ejemplo un impacto.

Una de las afecciones más graves que puede sufrir este tejido se denomina queratocono. Consiste en un adelgazamiento extremo de la córnea hasta el punto de que peligra su resistencia, lo que podría provocar su rotura y las consecuencias serían fatales. El queratocono normalmente está provocado por el propio paciente quién, de forma obsesiva se frota los párpados. Este frotamiento continuo acaba provocando un adelgazamiento del tejido corneal que provoca que adopte una forma cónica, de ahí su nombre. Existen diferentes técnicas para tratarlo, pero la más efectiva sin duda es la intervención para implantar los denominados anillos intraestromales. El estroma es la capa central de la córnea y lo que se pretende es reforzarla mediante la implantación de unos anillos semicirculares rígidos que refuercen la córnea e impidan que ésta se rompa.

En Clínica Oftalmológica Castanera tenemos la gran suerte de contar con un gran experto en esta técnica. El doctor Diego Castanera es uno de nuestros cirujanos más expertos. Hace tiempo que se formó en esta técnica siendo ahora mismo uno delos mejores cirujanos en poder llevarla a cabo con el máximo de garantías.

INYECCIONES INTRAVÍTREAS

Para tratar algunas enfermedades que afectan la retina, como la DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad), se recurre a la infusión de fármacos. Recordemos que la DMAE afecta la mácula, un punto minúsculo de la retina pero de suma importancia, ya que es donde se produce el enfoque de lo que miramos. Es decir, la visión central, la nitidez, se realiza sobre la mácula, que ocupa solo un 5%de la retina. El resto de la retina se encarga de la visión periférica. Por esto, es importante mantener la mácula en un estado de salud óptimo. Cualquier alteración en esta estructura causará una distorsión grave de la visión y una disminución importante de la agudeza visual.

Es difícil revertir los daños cuando aparecen, los esfuerzos se centran en detener la progresión. Para ello, se utilizan fármacos que tienen la capacidad de evitar que el tejido macular continúe deteriorándose. El principal problema es que estos fármacos son bastante costosos y necesitan ser administrados periódicamente para mantener su eficacia, pero ante la posibilidad de perder la visión, es la única alternativa posible.

 En los últimos años, se ha avanzado mucho en este tipo de medicamentos y actualmente hay en el mercado algunos, como Eylea, Avastín o Lucentis, que son muy eficaces.

La forma de administrarlos es sencilla, pero puede provocar cierta aprensión en algunas personas. Se trata de inyectar el fármaco directamente dentro del ojo. Aunque pueda parecer incómodo y doloroso, no lo es, ya que antes de la infusión se instila una serie de gotas anestésicas que adormecen el área donde se realizará la inyección. Además, la aguja utilizada es extremadamente fina y apenas se nota cuando penetra.

La inyección se realiza a través de la esclera, la parte blanca del ojo, para no poner en riesgo ninguna estructura interna y porque es la forma más directa de llegar hasta la retina, donde debe actuar el fármaco. También se puede realizar en la misma consulta, sin necesidad de ingresar en un quirófano.

En Clínica Castanera tenemos la suerte de contar con una de las mejores retinólogas. La Dra. Danai Kyriakou es una gran experta en este tipo de patologías y lleva ya una gran trayectoria de éxito en este tipo de tratamientos.

TRATAMIENTO OJO SECO: LUZ PULSADA IPL

Una de las principales quejas de nuestros pacientes versa sobre la sensación de sequedad ocular. Esto puede deberse a múltiples factores. Pero la consecuencia siempre es que la calidad de la lágrima no es la adecuada. Cuando la lágrima no tiene una composición correcta se evapora con mucha facilidad y esto es lo que provoca que tengamos esa sensación de ojo seco.

 Para poder solventar este síndrome debemos ir a la raíz del problema: corregir la calidad de la lágrima. Cabe destacar que la lágrima esta compuesta por una parte acuosa, que es la que hidrata, y una porción oleosa, que es la que se encarga de lubricar el ojo y al mismo tiempo evita que la propia lágrima se evapore tan fácilmente. Las encargadas de proporcionar esta parte oleosa a la lágrima son unas glándulas situadas en los párpados, denominadas glándulas de Meibomio. Cuando estas glándulas se obstruyen no pueden proporcionar a la lágrima su porción oleosa y, por tanto, la lágrima será más líquida y más fácil de evaporar.

Existen varias alternativas para desobstruir estas glándulas y devolverles su funcionalidad, aunque la más novedosa y efectiva es mediante la acción de un tipo de láser denominado Luz Pulsada IPL. Consiste en aplicar este tipo de láser directamente sobre los párpados. Gracias a su acción es capaz de desobstruir las glándulas de Meibomio y hacer que pueden volver a dotar a la lágrima de la porción oleosa tan necesaria para que la lágrima realice su acción lubrificante y pueda también permanecer más tiempo sobre  la superficie sin evaporarse.

El tratamiento se lleva a cabo en la misma consulta y tiene una duración aproximada de unos10minutos por ojo. Normalmente se requieren de al menos tres sesiones para que la efectividad sea máxima. El paciente no siente ningún tipo de dolor, tan solo una leve sensación de calor nada desagradable.

En Clínica Castanera estamos comprometidos con los últimos avances tecnológicos, por eso  disponemos de este tipo de láser. Contar siempre con la tecnología más puntera es lo que nos permite seguir siendo uno de los centros oftalmológicos de referencia en Barcelona.

Clínica Castanera