Efectos del sol sobre los ojos

El verano está a la vuelta de la esquina. Los días son cada vez más largos y, por tanto, estamos más expuestos a la luz solar. De sobra es sabido que es necesario protegerse los ojos con unas buenas gafas durante todo el año, pero en estos meses con más razón.

¿Cómo puede afectar a nuestra vista la exposición sin protección?

El sol emite radiación UV que afecta a nuestros tejidos de múltiples formas. Además de cambiar el color de nuestra piel, esta radiación tiene un efecto envejecedor y a la larga puede provocar problemas realmente graves como los melanomas, que son un tipo de cáncer de piel.

Sobre nuestros ojos también tienen efectos muy negativos, que pueden ir desde la simple irritación hasta la pérdida total de la visión. 

Patologías leves:

  • CONJUNTIVITIS:

La sobreexposición puntual, pero prolongada durante toda un día de playa, por ejemplo, nos puede provocar una conjuntivitis. Se trata de una inflamación del tejido que recubre la esclera (parte blanca del ojo). Nuestros ojos se enrojecerán y empezaremos a notar una visión borrosa y la necesidad de parpadear constantemente.

  • QUERATITIS:

En este caso la inflamación se produce sobre nuestra córnea, la parte transparente delante de la pupila. Normalmente, los efectos no son tan inmediatos y pueden aparecer al día siguiente en forma de quemazón, irritación, fotofobia y lagrimeo constante. 

Localización de la córnea y la esclera en el ojo

¿Qué hacer en estos casos?

Tanto en el caso de la conjuntivitis como en el de la queratitis, lo más recomendable es siempre acudir al oftalmólogo para que nos dé el tratamiento más apropiado dependiendo del estado en que se encuentre la inflamación.

Patologías más graves:

  • CATARATAS:

Se ha demostrado que una exposición continuada a los rayos solares puede acelerar de manera notable la aparición de las cataratas. Recordemos que las cataratas aparecen cuando nuestro cristalino, a causa de la edad, envejece y se va endureciendo. Los rayos UV aceleran este proceso de envejecimiento y, por tanto, de la aparición de las cataratas. Los efectos de unas cataratas sobre nuestra visión se traducen en una mala visión en general, más borrosa y con menos capacidad de discernir los colores.

  • PTERIGIÓN:

Se trata de un crecimiento anormal de la conjuntiva por encima de nuestra córnea, que en los casos más graves puede afectar directamente a nuestro campo visual. Su aparición puede estar causada por múltiples factores, pero el exceso de luz solar sin protección se ha demostrado que acelera su crecimiento.

  • DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad):

Al igual que el pterigión, la DMAE puede estar provocada por diferentes factores, muchos de ellos genéticos. Aun así, debemos ser conscientes de que, sin protección, los rayos UV penetran directamente hasta nuestra retina y producirle lesiones. Esto predispondrá a nuestra retina a padecer o desarrollar enfermedades como la Degeneración Macular.

¿Cómo protegerse de manera segura?

La respuesta es evidente: con unas gafas de sol. Ahora bien, no cualquier gafa de sol nos protegerá. Deben ser gafas homologadas por la CE. Las típicas gafas de mercadillo o sin ningún tipo de homologación no llevarán los filtros adecuados. Esto no solo no nos proporcionará ningún tipo de protección, sino que acelerará los efectos negativos y la aparición de lesiones.

Otro consejo es mantener los ojos bien hidratados. Para ello los mejor es aplicarse de vez en cuando lágrima artificial que nos ayudará a evitar la sequedad ocular.

En definitiva, protégete de manera segura y, en el caso de que aparezca alguna de estas patologías, acude siempre al oftalmólogo para recibir el diagnóstico adecuado.