¿Se pueden eliminar las bolsas de los ojos?

¿Cómo eliminar las bolsas en los ojos?

El incesante paso de los años, no cuidarnos de manera adecuada, no hacer caso de las señales de alerta… son factores que hacen que nuestro cuerpo vaya envejeciendo de manera progresiva y, en ocasiones, más rápidamente de lo que sería deseable. Y como cualquier otra parte de nuestro cuerpo, la piel también va envejeciendo y haciendo claramente visible que el paso del tiempo es algo inevitable. 

En el caso de nuestra piel se hace todavía más patente este envejecimiento, ya que es el órgano que tenemos más a la vista. Y concretamente nuestro rostro es dónde más se manifiesta el paso de los años. Y más en concreto aún más es sobre nuestros ojos, en nuestra mirada, donde se revela de manera más clara y concisa cuál es nuestra edad.  

Algunos dicen que los ojos son la mirada del alma. No sabemos si esto es cierto al 100%, pero de lo que sí que estamos seguros es de que reflejan con bastante claridad los años que tenemos. Por eso, una mirada con muchas arrugas, manchas en la piel, unos párpados superiores caídos, o unas bolsas incipientes en los párpados inferiores son indicadores de que los años no pasan en balde. 

¿Qué son las bolsas en los párpados inferiores?

Muchas veces no lo tenemos en cuenta pero la piel es un órgano más, de hecho es el órgano más grande de nuestro cuerpo y el más extenso. Con los años nuestra piel, como cualquier otro órgano del cuerpo, va envejeciendo. La piel se va volviendo cada vez más flácida, menos tersa y más elástica, es decir, cuelga más. Si a esto le sumamos que en los párpados inferiores se puede llegar a acumular una cantidad importante de grasa, da como resultado unas “bonitas” y antiestéticas bolsas palpebrales. Es decir, las bolsas alrededor de los ojos, o mejor dicho en los párpados inferiores, son eso: una acumulación de piel y grasa que nos desvirtúa la mirada y hace que muchas veces nos echen muchos más años de los que realmente tenemos.

¿Y en los párpados superiores también aparecen bolsas?

Al contrario de lo que ocurre en los párpados inferiores, en los superiores apenas se acumula grasa. Pero por el contrario sí que se acumula bastante piel formando pliegues y arrugas que cómo veremos a continuación puede tener efectos realmente incomodos llegando incluso a afectar a nuestra capacidad visual.

¿Qué implicaciones tiene esta acumulación de piel y/o grasa?

En los párpados superiores la acumulación de piel puede tener consecuencias que van más allá de la belleza. Además de ser realmente antiestéticos, pueden llegar a tener implicaciones funcionales. Es decir, si la acumulación llega a unos niveles importantes, el párpado pesará tanto que nos restará visión, de manera que nos impedirá hacer las tareas cotidianas con normalidad porque nuestro campo visual se verá reducido. En definitiva veremos menos y peor.

En cuanto a la acumulación de piel y grasa en los párpados inferiores, además de ser mucho más antiestético, puede provocar problemas de sequedad ocular o todo lo contrario, de lagrimeo y lloriqueo constante. Esto se debe a que el párpado pesará tanto que deja al descubierto su parte interna, impidiendo que se cierre con normalidad y, por tanto, que podamos lubricar nuestro ojo correctamente mediante el parpadeo. Una mala lubricación provoca sequedad, que a su vez puede producir enrojecimiento por un lado y lagrimeo constante por otro. Este último es un mecanismo de defensa del ojo para intentar lubricar el ojo a toda costa.

¿Cómo eliminarlas?

Dependiendo de la fase en que se encuentre la formación de las bolsas podemos optar por diferentes tratamientos:

· Carboxiterapia:

En las fases iniciales existen tratamientos como la carboxiterapia que son capaces de reducir su tamaño y sobre todo frenar su avance. 

Además de para tratar las bolsas en los párpados, los tratamientos mediante carboxiterapia son muy eficaces para eliminar las ojeras. 

El tratamiento consiste en la microinfiltración a nivel subcutáneo de pequeñas cantidades de dióxido de carbono (CO2) en la zona a tratar. Este gas tiene un efecto muy beneficioso para mejorar la circulación y favorecer la producción de elastina y colágeno. Estas dos sustancias son clave para recuperar la tersura perdida, eliminar arrugas, reducir las ojeras y devolver a la piel un aspecto mucho más rejuvenecido.

El tratamiento se puede realizar en consulta, dura una media hora aproximadamente y no produce ningún dolor. Al finalizar el paciente puede volver a casa tranquilamente por su propio pie y puede hacer vida absolutamente normal desde el primer día.

· Blefaroplastia:

Si la Carboxiterapia seria la solución estética, la blefaroplastia se trata de la opción quirúrgica. Sí que es cierto que se trata de una opción mucho más drástica, pero también mucho más efectiva. De hecho es la única opción en los casos en que la acumulación de piel y grasa es ya tan acusada que no se puede eliminar de ninguna otra manera.

La intervención consiste en la extirpación de la piel sobrante y la grasa acumulada. Es un tratamiento un poco más agresivo, por eso se realiza bajo anestesia local y sedación de manera que el paciente no siente ningún dolor. Tras la intervención el paciente puede ir a casa por su propio pie, si bien es cierto que durante las primeras horas puede sentir cierto dolor que puede mitigar con la ingesta de algún analgésico.

La recuperación es un poco más lenta ya que debe cicatrizar la incisión realizada y posteriormente se deben extraer los puntos de sutura. 

Al principio, en los primero 3 o 4 días, aparecerán hematomas en la zona periocular que se irán reabsorbiendo durante la primera semana. Al cabo de unos 15 o 20 días habrá desaparecido cualquier signo de la intervención y la piel vuelve a tener su color habitual.

El  principal beneficio es que las bolsas o los párpados caídos se eliminan de manera permanente y sobre todo que la piel recupera su tono y la mirada se vuelve mucho más juvenil.

¿Cómo prevenir su aparición?

Como en muchas patologías la prevención es siempre la mejor solución. Evitar el consumo de tabaco y de alcohol así como llevar una dieta equilibrada, baja en grasas saturadas, en combinación con un cuidado facial periódico mediante cremas y tratamientos antiaging es la mejor manera de evitar que las bolsas lleguen a desarrollase de manera excesiva.

¿Dónde puedo realizarme estos tratamientos?

En nuestro centro contamos con todo tipo de tratamientos estéticos, muchos de ellos anti edad, que te ayudarán a mantener siempre una mirada joven y fresca. Nuestros especialistas podrán orientarte y ofrecerte la solución que mejor se adapte a tus necesidades.

Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos sin compromiso.