El secreto oculto detrás de la fatiga ocular: ¿Estás cometiendo estos errores?

En un mundo cada vez más digitalizado, donde nuestras vidas están entrelazadas con pantallas brillantes,la fatiga ocular se ha convertido en un problema común pero subestimado. Muchosde nosotros experimentamos cansancio visual sin entender completamente por qué. En esta publicación vamos a destapar el secreto detrás de la fatiga ocular y proporcionar consejos esenciales para aliviar y prevenir esta molestia. Descubre cómo puedes darle adiós a la fatiga ocular con cambios simples pero efectivos en tu estilo de vida.

¿Qué es la fatiga ocular y por qué es un problema?

La fatiga ocular, también conocida como astenopia, es una condición caracterizada por síntomas como sequedad, picazón, enrojecimiento, visión borrosa y sensación de pesadez en los ojos. A menudo, subestimamos su impacto, atribuyendo estos síntomas al estrés o la falta de sueño. Sin embargo, la fatiga ocular puede afectar significativamente nuestra calidad de vida y rendimiento visual.

Factores ocultos que contribuyen a la fatiga ocular

Iluminación inadecuada:

La iluminación incorrecta puede poner una tensión adicional en nuestros ojos. Ambientes con poca luz pueden hacer que forzemos la vista, mientras que la luz excesiva y los reflejos pueden causar deslumbramiento. Ajustar la iluminación ambiental, usando lámparas de luz suave y evitando la luz directa en la pantalla, puede marcar la diferencia. Asimismo, no está de más echar manos de algunos productos como las pantallas antirreflejos que nos ayudarán a reducir los destellos.

Uso prolongado de dispositivos:

Pasamos horas frente a pantallas de computadoras, tabletas y teléfonos. La luz azul emitida por estas pantallas puede causar fatiga ocular y afectar la calidad del sueño. Incorporar descansos cortos y el uso de filtros de luz azul puede ayudar a reducir la tensión. También es aconsejable ajustar la configuración de brillo y contraste de tus dispositivos para que sean cómodos para tus ojos.

Pantallas no ajustadas:

Configurar incorrectamente el brillo, contraste y tamaño del texto en nuestras pantallas puede contribuir a la fatiga ocular. Pantallas demasiado brillantes o demasiado oscuras pueden ser perjudiciales. Ajustar estos parámetros según nuestras preferencias visuales y el entorno de trabajo puede marcar la diferencia en la comodidad visual. Asimismo, seleccionar un tamaño de texto adecuado y un fondo de pantalla con colores suaves puede ayudar a reducir la fatiga visual.

Ausencia de parpadeo:

Mirar fijamente la pantalla sin parpadear lo suficiente es otro condicionante que nos puede provocar sequedad y fatiga ocular. Hemos de intentar recordar parpadear conscientemente y usar lágrimas artificiales para ayudar a mantener los ojos húmedos e hidratados. Otro buen consejo a seguir es el de ajustar la posición de la pantalla para que esté a la altura de los ojos, de esta manera contribuiremos a un parpadeo más natural y frecuente.

Posicionamiento inadecuado:

La altura y distancia incorrectas entre nosotros y nuestras pantallas pueden ejercer presión adicional en nuestros ojos y cuello. Ajustar la posición para mantener una distancia adecuada puede prevenir la fatiga ocular y problemas posturales. Además, asegúrate de que la pantalla esté a la altura de los ojos para evitar inclinaciones y torsiones innecesarias del cuello que pueden provocar dolores musculares intensos.

Falta de pausas:

Trabajar durante largos períodos sin descansos puede sobrecargar nuestros ojos. La regla «20-20-20» sugiere tomar un descanso cada 20 minutos, mirando a una distancia de 20 pies (6 metros) durante al menos 20 segundos. Estos breves intervalos permiten que los músculos oculares se relajen y reduzcan la fatiga. Además, aprovecha estos descansos para estirar el cuerpo y relajar los músculos del cuello y la espalda.

Consejos esenciales para evitar la fatiga ocular

Descansos estratégicos:

Incorpora descansos breves en tu rutina. Levanta la vista de la pantalla y enfócala en un punto distante para relajar tus ojos. Establece alarmas o utiliza aplicaciones que te recuerden tomar pausas regulares. Estos momentos de descanso permitirán que tus ojos se relajen y se mantengan frescos, reduciendo la fatiga ocular acumulada.

Ajusta la iluminación:

Opta por una iluminación adecuada en tu entorno de trabajo y evita reflejos en tu pantalla ajustando la posición de lámparas y persianas. La iluminación suave y difusa es preferible para reducir el contraste entre la pantalla y su entorno. Además, si trabajas en entornos con luz natural, coloca la pantalla perpendicular a las ventanas para evitar reflejos molestos.

Filtros de luz azul:

Considera el uso de filtros de luz azul en tus dispositivos para reducir la exposición a esta luz, especialmente en las horas de la tarde y noche. Los filtros de luz azul ayudan a minimizar la cantidad de luz azul que llega a tus ojos, lo que puede mejorar la calidad del sueño y reducir la fatiga ocular. Existen aplicaciones y ajustes de pantalla que permiten programar la reducción luz azul automáticamente.

Parpadeo consciente:

Recuerda parpadear regularmente para mantener la humedad en tus ojos. Si es necesario, utiliza lágrimas artificiales para proporcionar una hidratación adicional. Además, realiza ejercicios de relajación para los ojos, como cerrar los ojos con fuerza durante unos segundos y luego abrirlos lentamente. Estos ejercicios ayudan a mantener la humedad y estimulan la producción de lágrimas.

Posición ergonómica:

Ajusta la altura y la distancia de tu pantalla para minimizar la tensión ocular y mantener una postura adecuada. La parte superior de la pantalla debe estar a la altura de los ojos, y la distancia recomendada es aproximadamente un brazo de longitud. Utiliza soportes para elevar o bajar la pantalla según sea necesario. Además, asegúrate de que la pantalla esté a la altura de los ojos para evitar inclinaciones y torsiones innecesarias del cuello.

Regla 20-20-20:

Aplica la regla «20-20-20» para dar descanso a tus ojos y prevenir la fatiga. Este sencillo ejercicio ayuda a relajar los músculos oculares y reducir la fatiga acumulada durante el uso prolongado de dispositivos.

En Clínica Oftalmológica Castanera, somos conscientes de la  importancia de cuidar tus ojos más allá de las consultas. Nuestro compromiso aborda tanto el diagnóstico y el tratamiento de cualquier problema ocular, como educar en la prevención para evitar la aparición de muchas patologías y al mismo tiempo promover las prácticas saludables para preservar tu visión. La fatiga ocular es una preocupación creciente, y estamos aquí para proporcionarte soluciones prácticas y orientación experta.

Conclusión: Dale a tus ojos el descanso que merecen

La fatiga ocular no debe ser ignorada. Implementar estos consejos prácticos en tu vida diaria puede marcar una gran diferencia en la salud de tus ojos. Si experimentas síntomas persistentes, es fundamental buscar la opinión de profesionales. Por suerte, en Clínica Oftalmológica Castanera contamos con los mejores profesionales y todos los dispositivos médicos necesarios para remediar cualquier problema visual.