Fondo de ojo

La retina, junto con la mácula y el nervio óptico son tres estructuras que se encuentran en la parte más interna del ojo, lo que se conoce como segmento o polo posterior. En la consulta disponemos de muchos aparatos de diagnóstico capaces de analizarlas en profundidad. Pero antes de hacer cualquiera de estas pruebas contamos con métodos mucho más rápidos para hacer una primera valoración. Se trata de los oftalmoscopios -tanto indirectos, como directos- que nos permiten hacer un examen rápido de estas estructuras y discernir si presentan algún problema evidente.

Para poder realizar el examen con mayor exactitud y comodidad por parte del médico puede que se tenga que dilatar la pupila con unas gotas. Con ello conseguimos una «ventana» mucho más grande por la que observar todo el polo anterior de manera más precisa. Además, es una prueba que se puede realizar a cualquier edad, desde niños y adolescentes a personas de mayores.

Contacta con nosotros